Próxima Reunión: miércoles 09 de FEBRERO de 2022, 10 hs. (SUJETO A LA PANDEMIA) ¡¡ FELIZ 2022 !!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Reunión martes 18-12-2007: Última Reunión del año - La mirada de Gerardo

Por
Gerardo De Brasi


La última reunión de este año en el Moyano no fue sólo de poesía, hubo sorpresas.
Caras nuevas, repetidas y ausencias que se hicieron sentir entre las chicas, que volvieron a esperar a los poetas en el pasillo pasadas las diez de la mañana, sin saber la fecha ni el día que es hoy pero nos esperaban (la constancia de Daniel lo logró).
La presentación de él para introducir a las recién llegadas a estas reuniones fue el puntapié inicial para dar comienzo a otra inolvidable e irrepetible mañana de martes. Luego un brindis (gracias Giselle) para comenzar a despedir este año, esperar al próximo y festejar por todo lo logrado a lo largo de estos meses en el Hospital Moyano.
Sobraban los motivos para festejar porque fue muchísimo lo que se consiguió, alguien en la presentación dijo que era una especie de terapia, sin ser encarado como tal. Indudablemente que cumplió una función de esparcimiento, integración y fue un mimo para cada una de las chicas.
El pedido insistente para que Giselle abriera el pan dulce fue una constante hasta que por fin sucedió, pero eso recién fue sobre el final del día y antes paso todo esto:
Una de las chicas nuevas dice que ella tiene un libro de cuentos, entonces: a buscar el libro de cuentos para compartirlo en la mesa (los poetas no discriminan a ningún género…). La lectura de un cuento breve que se repite varias veces en distintas voces, entre lectura y lectura apreciaciones personales sobre qué les pareció el cuento o qué palabras rescatan de allí, alguien eligió la sonrisa. La sonrisa que es prima hermana de la alegría y ése era el estado de todos los que sentados alrededor de la mesa.
Pese a que los poetas no discriman fue suficiente de cuentos y llegó la hora de poesía y aquí la primera sorpresa: una de las chicas (olvidé su nombre) sabía de poetas tales como Pablo Neruda, Gustavo Adolfo Bécquer y de poetizas como Sor Juana y la que para ella era la gran poetiza Alfonsina Storni de quien sabía vida y obra. Pero no sólo sabía sus nombres y nacionalidades, también recitó de memoria párrafos de algunos poemas de esos grandes poetas. Un hallazgo que ojalá algún día puedan escuchar (hay un registro de voz de todo esto) porque pueden haber fotos de espaldas sin rostros pero no audio sin palabras.
Como siempre, las sillas se vaciaban y ocupaban, pero siempre había seres alrededor de la mesa con ganas de poesía. Y la poesía llegó de la mano de Daniel, Giselle y Gerardo quienes leyeron poemas propios repetidos en voces ajenas, es algo muy intenso escuchar a las chicas leer a nuestros poetas. Con la particularidad que no sólo fue poesía sino que también hubo canto, como en todo festejo de fin de año que se jacte de tal tiene que haber música y la música llegó en la hermosa voz de Silvia (antes Soledad) y de algunas de las chicas que se animaron a acompañarlas entonando canciones populares finalizadas con un fuerte aplauso; pero no todo es poesía y canto en la mesa ya que por fin Giselle accede al pedido y se sirve el pan dulce navideño que será recordado por la rapidez con la cual se extinguió.
Cuando Daniel estaba ofreciendo sacar papelitos escritos con una palabra que le fueron surgiendo en las lecturas, llegó la hora de la comida para las chicas (“se enfrían los ñoquis”), antes de ir a comer se realizaron un par de fotos de espalda (cuestiones burocráticas) y el compromiso que esos papelitos serán traídos en la primera reunión del año próximo para trabajar con ellos.
Se termina un año, seguramente habrá un receso estival, pero pronto volverán los martes en el Hospital Moyano porque las chicas esperan a los poetas, porque la poesía hace bien.


No hay comentarios: