Próxima Reunión: miércoles 04 de SEPTIEMBRE de 2019, 10 hs. ¡¡ FELIZ 2019 !!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Flora Levi y su libro “Latidos de viento” para sumarse a la Biblioteca "María Meleck Vivanco" del Taller... con la mirada de Norma Starke

Me preguntan ¡Por qué este libro?, ¿por qué "Latidos de viento"? No sé decirles algo especial les puedo contar que desde la más profunda de las tristezas escribir fue la magia de poder. Decir contar dibujar cada letra que escapaba de mis dedos me liberó de tantos No, que se fueron transformando es estos versos. “poesía es este camino que nos une“ dice Norma Starke en la contratapa de este poemario. Que aquí les transcribo. “silencio de domingo en el patio. /Junto a las margaritas /el sol, bebiéndose mis ojos.”. Escenas alumbradas por la especial percepción de la poeta: “las migas…”, “el radio teatro…”, “perfume de geranios / en el patio de la abuela…” Inolvidables imágenes que nos propone Flora. Traídas de su infancia algunas, otras del ahora que nos comparte para que nos detengamos allí con todos nuestros sentidos:”la sopa de los lunes /el chocolate del domingo / el perfume de los días /ondulando en las sombras de los cuartos.”. Exquisita capacidad de describir y revelarnos los destellos de la poesía: “misteriosos fueguitos en las ventanas.” Una vida que vive y late en versos escritos y tallados hasta lograr el núcleo de la potencia y la profundidad. “escucho las campanas de la iglesia / y me pregunto habrá milagros?”. Sí Flora, el milagro de tu poesía. Poesía escrita con cuerpo y alma. Poesía sin excesos, delicada y potente. Poesía tu mirada. Poesía tu poesía. Poesía este camino que nos une. “Las palabras zumban en el cuarto /muerte escribo, /y pozo y tierra, / y oculto sol /escribo agua tinta río lluvia, /miedo escribo / y lloro y escribo, escribo, escribo.” Bellos, inquietantes “Latidos” de Flora Levi. Norma Starke

Osvaldo Ortemberg y su libro “Revelaciones” para sumarse a la Biblioteca "María Meleck Vivanco" del Taller

Daniel: aquí te mando lo que me pediste:

1) Qué son para mí las revelaciones?

Es el nombre del libro de poemas que presenté, y que lo puso la propia Lydia Alfonso, que fue mi maestra.

Este nombre, lo eligió, según mi parecer, a que en la relación de poco tiempo con Lydia, me hizo conocer poetas que nunca había leído. Ella con mucha generosidad me regaló fotocopias de los libros de éstos, como también una antología inmensa que ella había hecho sobre diversos poemas de muchísimos poetas. Esto no sólo me abrió un mundo, sino que produjo un cambio radical en mi modo de escribir poesía. Es decir, empecé a escribir de otro modo. A ello se agrega que comentábamos casi todos los días por teléfono los poemas que iba leyendo como también los que iba escribiendo.

El nombre, entonces, alude a que se reveló en mí un poeta diferente al que había sido.

2) Qué es para mí un maestro.

Es alguien que te orienta a encontrarte. No agrega nada a tus posibilidades que aun no emergieron. Digamos, te lleva de la mano para que puedas encontrarte. Y este llevar de la mano se suele hacer con palabras habladas, palabras que te induce a leer y también a escribir. Una vez que algo emergió en uno ya la mano es más una mano amiga. Es decir, maestro no es alguien que intenta que pienses o seas como él, sino alguien que te ayuda a encontrarte a que puedas saber que hay en uno.

3) Quién fue Lydia Alfonso.

Fue una poeta cuya poesía trascenderá nuestro tiempo, una poeta mayor. Además, como la dedicatoria que puse al libro, fue Maestra y amiga, de una generosidad infinita.

4) Qué van a encontrar los que lean este libro.

Encontrarán poemas producto de la asociación libre. Me considero en la línea surrealista de escritura que es coincidente con la técnica del psicoanálisis que creó Freud, donde propone al paciente, para poder interpretar su inconsciente, que diga todo lo que involuntariamente le viene a la conciencia, aunque sea algo sin sentido, aunque sea algo que le dé vergüenza. Esta coincidencia de líneas entre el surrealismo y el psicoanálisis, convergen en mi porque vengo siendo paciente de psicoanálisis desde hace más de 50 años -discontinuos- y también vengo leyendo y escribiendo poesía -no sólo-.

Encontrarán entonces poemas surrealistas -eso creo- que no pueden evitar comprometerse con la realidad. Y esto por una triple vertiente: los surrealistas y también los dadaístas, tenían como meta, transformar el mundo, consideraban que la poesía no era un mero decorado, sino algo revolucionario capaz de cambiar el sentido común de una sociedad. Coinciden en ello con el psicoanálisis que consiste en transformar la subjetividad del paciente, si bien lo frecuente es que los pacientes concurran en busca de psicoterapia, es decir, para curarse de sus dolencias emocionales. Y también coinciden con Marx, que propuso que los filósofos deben dejar de describir el mundo para avocarse a transformarlo. Las tres vertientes: poesía surrealista, psicoanálisis y marxismo, van juntas por tener el mismo objetivo por los caminos singulares que se propusieron.

5) El proceso de escritura.

No creo en la inspiración. A mí no me mueve ello a la escritura, salvo contadas excepciones que suelen ser cuestiones que vengo abordando desde joven que, de repente irrumpen en mí o en mis sueños. Lo queme mueve a escribir en estos tiempos, es decir así escribí este libro, fue la lectura de poemas y aun de prosas de profunda sabiduría. A medida que leía los poetas que Lydia me acercaba, me disparaba un incontenible deseo de escribir. Esta escritura que lograba de manera asociativa, como antes dije, la hacía por escrito, con una letra que después, cuando lo pasaba a la computadora, muchas veces no entendía, o bien corregía más por sonido que por sentido, amén de llenar lo que no entendía con el mismo método -más por sonido que por sentido-. Una vez pasada, se la leía a varias personas o pedía me la lean, para hacerles correcciones, fundamentalmente fue desprenderlas de los descriptivo o del uso de preposiciones y consonantes por considerar que restringen la imagen que brinda el verso a sentidos un tanto acotados. Es decir, intentar desprenderme de la razón y la conciencia para lograr la corrección. Y ya el último tramo del libro fue agrupar los poemas por los sentidos que podía avisorar en ellos. La última corrección fue con Lydia Alfonso, que no llegó a concluir por su fallecimiento. La conclusión de esta corrección definitiva, la hice con mi compañera Sylvia Valdes que tiene un oído musical notable y una cultura muy vasta. Luego a la editorial, la corrección de las pruebas, a lo que me ayudaran mucho los mismos editores que son poetas notables y forman parte de las autoridades de APOA.

Bueno Daniel aquí te mando también 4 poemas del libro



Cuatro poemas del libre "Revelaciones" 
de Osvaldo Ortembreg 



LYDIA ALFONSO



Cantabas a la vida
toda alas y regazo abierto al infinito
a los cielos de tormentas y huracanes
al sonido de todos los silencios.

Sola de llanto y brisa
el tiempo en tus ramas niñas
sacudía tu corazón,
brumas, playas y desiertos
mostraban tu ser sediento.

Volabas y en tu vuelo
permaneció el deseo
los amores
los besos
y el fuego
que fijó en letras tu sereno cielo.

================================


Nadie elige su amor
Antonio Machado

¿PODRÉ?

¿Podré? me digo
aceptar un amor sin más presión
que límites que ambos sabemos?

¿Podré?
sin que acusaciones y reproches
me conmuevan hasta el desprecio?

¿Podré?
aceptar, digo, que su fuego se convirtió en ternura
donde el cuerpo llega a sus bordes y
no admite los torrentes de la sangre acumulada?

¿Podré?
con lo que nunca imaginé que un amor
podría ser sin la juventud que aun reclama
tributos en pasión y sólo cantos la subliman?

¿Podré?
aceptar lo que veo como loca unión
de ella y la mochila que la arrastra desde
siglos de amparo irrestricto,
de brazos que no ceden en su hondura
desde voces que gitanas sirenas
arrastran a la permanencia
al simud de privación tercera
y condena a estar siempre presente,
incodicional, complaciente?

¿Podré?
no ser cómplice de esa
locura compartida
por ser mudo latido
arrodillado a todo decir
con argumentos y sólidas ilusiones
que no dejan de encantar
y prestar consentimiento?

¿Podré?
ser cómplice de quien
fue mutilada de un dios
mutilado que no exige pleitesía
pero demanda ser recuerdo
para que esa parte niña
pueda desviar su mirada
o su manera de mirar
o tan sólo un parpadeo
donde una sombra pequeña
pueda iluminar
su aciago devenir encadenado
al cordón que mantiene
luego de llegar a la vida?

¿Podré?
olvidar las terribles imágenes
donde ella era ese resto hija
que enloqueció ante mí horror
y no obstante me repuse
para volverla al ser cotidiano?
Sólo por amor y el afán de rescatarla
de sus propias garras,
pétreas,
firmes,
hirientes
que domesticaron su cuerpo
y con frecuencia se aferran al mío.

¿Podré?
sin norte
tan solo permanencia
con esa daga apretando
los vientos
de cenizas que arrastran
las nubes hacia los cántaros
donde la vida se desvive?

================================

SI LOS CIEGOS...

Si los ciegos hablaran
digo
es un decir
sus guías serenas sin surcos encadenados
a toda adversidad.
Absurda adversidad
de soles que encandilan
llevándonos por sendas de amores siniestros
que arrojan a fuegos eternos.

Si los ciegos guiaran con su lumbre blanca
tanteando astillas sonoras,
esquivando fusiles de balas secas
añorantes del rojo vivo del alma.

Si los ciegos hablaran y trajeran los vientos su voz,
una vez tan solo,
no habría niño mendigando hambre
no habría mujer acorralada
ni guerras de lúgubres victorias por patrias asesinas.

Si nuestro ciego hablara
digo
es un decir,
y nuestro sordo oyera,
otro seria el corazón del mundo
otra su sangre.

================================

44

44 eran,
que anclaron en sangre madres de sollozos tormentos
y aguas invisibles abrazan.
Lágrimas en el horizonte de la vida.
Cayeron por una patria de sables y plomos
que dio en holocausto al mando pirata.
Marinos coraje como botín de una historia
de héroes negada.

Fueron 44 y ni uno más para las venas del agua.
de peces
de musgos piraña
donde huesos dispersos no dejaron palabra.

El silencio cubrió el continente con naves extrañas
en el cruel festín de una patria de uniformes poblada.

Y es grito de madres, esposas, hermanas,
de pequeños retoños
con ramas endebles blandiendo recuerdos y sueños
quebrados con rigor que mata. por ambiciones de nada
cuando se manda a una muerte sabida y se asume con la frente alta.
Todo en secreto de estado y su oculta magia
perfora las mentes de nubes y mantras.

Y todos ni una palabra.
El músculo duerme, habita en las aguas
entre tumbas de olas, corrientes y algas,
sin marcas
con nombres que es sólo memoria
y no flor ni tierra mojada
que arrodilla el niño para postrer alabanza,
que será rencor,
por la marca sin hueso ni savia.

Infamia
Infamia

será su recuerdo
bandera de nada.
Es todo una farsa.
Acaso un Falucho
un Cabral
son sólo palabras de historias contadas
para memorias falsas.
Eran de cobre sus manos
y eran de cobre sus almas, como los 44 que entraron al agua
donde la muerte esperaba antes del tiempo de gracia.
No hay premio a quien esgrimió lanzas y balas de plata.
Todo bruma y sospecha
donde la poesía deberá poner su palabra
y que la sombra amanezca.

Eran 44
lloran la madre, la hija, la esposa, la humana esperanza.


Un abrazo, Daniel y gracias por tu pedido que me permite reflexionar.

Osvaldo

"HOTEL SAMSARA" y "EL MAR ES MI PADRE": los textos de Mónica en respuesta al libro de Pablo Müllner "Hospital Samsara"

HOTEL SAMSARA

1.-
En el segundo piso habitación 213, vivía el nonagenario Dr.Curetta, médido y sádico de profesión. Parecía tener los secretos de la vida eterna pues se mantenía lúcido, activo y trabajando.
Vivía en su quinta convivencia con Mimí de unos setenta años bien llevados.
El doctor se dedicaba a confeccionar certificados de inasistencias para los trabajadores. No las cobraba muy caras pero tenía su sadismo puesto en la confección de las mismas, él mismo se descostillaba de risa al hacerlas y admiraba su propia creatividad. Escribía certificados estrafalarios e increíbles.
En una por ejemplo que presentó Abel del primer piso, le recomienda dos días de licencia por estar creciéndole cierto tipo de flora intestinal compatible a la vegetación del Botánico. Con presencia de gatos que le provocaban dolor abdominal agudo. Al presentarla lo despidieron inmediatamente. Nadie podía agredir al doctor cuyos vecinos de piso eran dos matones encargados de su protección.
Su tarea era de lunes a domingo, excluyendo el sábado que era su día libre.

2.-
El primer piso era residencia de familias tipo. No se aceptaban más de dos críos. Cuando llegaba un bebé al mundo al Hotel Samsara y lloraba a más no poder dejando a todo el hotel despierto de noche, bajaba Mimí, la esposa del Doctor con un frasquito para que le administren al niñito para calmarlo. Era vino, del más barato, con azúcar. El chiquito quedaba palmado toda la noche y se creaba un futuro alcohólico.

3.-
Los de la planta baja generalmente eran desempleados en su mayoría gracias a las recetas del Dr. Curetta. Eran adictos al juego y a las apuestas.
Una de ellas, que más le divertían era para qué lado quedaba el altísimo rodete de Mimí Curetta. Como se despachaba con un frasco de aerosol fijador, era inevitable, por el volumen de su cabellera que, a la hora quedase torcido. Izquierda o derecha. Ganaban prácticamente los mismos.

4.-
En el primer piso, en la habitación con balcón a la calle de Suárez al 1200 vivía la familia tipo de Aristóbulo del Valle. Así se hacía llamar este cantor de tangos. En el bar de dos cuadras bajando a la Brown, se presentaba su show, típico por su corta duración y lluvia de moneditas de cinco centavos, esas que nadie quiere más.
En cambio su esposa Fátima, con quien tenía dos hijos, una prostituta a medio tiempo las cosas le iban bastante bien. Tenía un cuerpo exuberante y en sus tetas y cola se podía apoyar un vaso con una botella de vino sin que se caigan. Medía un metro sesenta y era bastante rolliza. Su rostro hermoso hacía suspirar a más de uno. Pero no hacía negocios en el hotel. Sólo en el bar donde cantaba o pretendía cantar su marido, y un hotel de caballeros de la vuelta de Suárez. Ella, por supuesto, sostenía la familia.

5.-
El dueño del hotel, un viudo de unos 65 años, oriundo de Galicia, era riguroso en ciertas reglas. En otras hacía la vista gorda. Siempre le regalaban una botellita de vino ó jerez, sobre todo el Dr.Curetta para que pudiera trabajar tranquilo. No hacía excepciones con la regla de los del primer piso, dos críos por habitación y punto.
Algunos sábados se lo oía lloriquear por la falta de compañía. No se sabía bien de quién se trataba ya que estuvo vinculado con un muchacho de la planta baja que casi le cuesta la cárcel. Gracias a la intervención de Fátima que pasó revista a la seccional se libró de ello y no molestaba a Fátima por las demoras de pago.



EL MAR ES MI PADRE

Nací en una familia de pescadores. Mi padres, mis tíos y mi abuelo tenían un barco que había salido a la mar muchos amaneceres. Los he visto desde pequeño con sus mamelucos y las botas de goma altas. Me encantaba verlos partir y luego mi mamá me llevaba al colegio. Cuando volvía a casa había aroma a limón , mi papá se bañaba con un jabón especial. Ellos también faenaban, era toda una empresa familiar.
Amaba al barco y al mar. No me imaginaba otra cosa que ser capitán. Para disgusto de mi mamá pasaba horas en el puerto. Conocía perfectamente los pescados y los distinguía con una rapidez asombrosa, por este motivo yo también me bañaba con limón y mis hermanas se burlaban de mí.
El abuelo decía que cuando cumpliera los catorce iba a salir con ellos a alta mar.
- Fascinante, le decía .Y el reía feliz.
Mis hermanas eran un asco para mí. Sólo pensando en novios y fiestas. A mis tíos los quería mucho, ellos me enseñaban todo; las mareas, los cambios de corriente y también a nadar.
Llegaron mis catorce años. Fiesta aparte, yo sólo quería ir con la tripulación del “Horizonte Azul”. Todos estaban entusiasmados, era cuestión de horas para que me uniera a ellos. Pero hacía mal tiempo.
Con toda la emoción contenida, fuimos al puerto, papá, el abuelo y yo. Los tíos y dos muchachos más se reunieron con ellos. Llovía mucho.
El abuelo volvió y me dijo:
- El barco necesita salir, pero tú y yo nos quedamos.
Me puse a llorar como loco. Mi abuelo me tomó de la nuca y me dijo:
- Debes aprender a respetar la decisión de los mayores. Hoy no es el día.
Asentí y dejé de llorar.
De pronto la lluvia se hizo más intensa y había un viento de mil demonios.
Uno de los que trabajaban en la faena se acercó y dijo:
- Es una tormenta de puta madre.
A la hora empezaron a volver los barcos. El abuelo no dejaba de fumar. Al rato vinieron mi mamá y mis tías.
- No llega, no llega! Vociferaba mamá.
Mi abuelo me estrechó entre sus brazos y me llevó a casa. Yo lloraba aferrado a su mameluco.
En ese momento nadie decía nada.

Fui a la universidad y me recibí de médico. Vivo en Buenos Aires.
Vine a visitar a la familia en Semana Santa, con mi esposa y mis hijos. Los llevé a la playa. Mientras jugaban me quedé mirando el mar y cerré los ojos.

Mónica.

Marta Castagnino y su libro “LA SOLEDAD Y SU SOMBRA” para sumarse a la Biblioteca "María Meleck Vivanco" del Taller

El libro de poesías “LA SOLEDAD Y SU SOMBRA” SURGE DE LA REAL SOLEDAD DE CADA UNO DE NOSOTROS, NACEMOS SOLOS, MORIMOS SOLOS, AUNQUE ESTEMOS RODEADOS DE GENTE QUE NOS AMA, la DRÍADA, UNA DIOSA GRIEGA, ES MUY BELLA, VIVE EN LOS BOSQUES, NUNCA LA VE NADIE, TIENE GRANDES PODERES... A TRAVÉS DE ESOS PODERES EL HOMBRE SI SE LO PROPONE, RECUPERA SUS FUERZAS... RENACE...

En la presentación fui profundamente feliz, rodeada de mis amores, hermanos, sobrinos, nietos, amigos del alma... todos escuchando y luego sonriendo y abrazándonos con amor.

En el libro hay temas tan variados como en la vida, amor, dolor, anhelos, sueños, encuentros ¡es tan bella la vida!... y a veces tan dolorosa, pero es así y la debemos vivir con toda intensidad... los quiero y los respeto, sobre todo a un MAESTRO que les entrega lo mejor de él.

ABRAZO DE LUNA Y CIELO,
Marta.



…dónde emigran las aves cuando sus alas se aquietan?...
será entre pétalos de flores?…en el último rayo de sol del ocaso?
tal vez guardan sus frágiles forman en los troncos añejos de los sauces
tiernos plumajes cobijados en madera virgen
donde emigran los gorriones cuando vuelan a su cielo?
petirrojos, cardenales, pechos amarillos,
picaflores en su vuelo incesante…donde descansan?
el hornero acaricia su obra de horas…espera las alas de sus retoños…
queda abandonado en la horqueta su hogar
puente de luces, aves libres…inocentes
será el arco iris su refugio final?
callan su canto, su aleteo callan…perfuman el aire
el silencio de las aves es el poema

Compartimos algunas informaciones, invitaciones y saludos desde el Dpto. de Relaciones Institucionales del Hospital Neuropsiquiátrico Braulio Moyano.


Taller Braile



21 de noviembre
Día Nacional de la Enfermería 



22 de noviembre
Día del/de la Psiquiatra 



Encuentro de Salud Comunitaria
26/11/2018 en Plaza España

Les envío la información sobre el Encuentro de Salud Comunitaria que organizan Alumnos y Docentes del CENS N°49 a realizarse el lunes 26/11 e 15.30 a 17.30 hs, en la Plaza España (Barracas).
Es una actividad gratuita y abierta.
Agradecemos su difusión.
Saludos.




5 y 6 de diciembre de 2018
Jornada Neurociencia



6 y 7 de diciembre de 2018
Expo Educativa



CURSO DE ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO 2019

jueves 29-11-2018, 12 hs.: Nueva presentación del libro de Alicia Saliva "Me deja dicha" en Uriarte 2472, C.A.B.A.

Reunión miércoles 14-11-2018: la mirada de Tamara Domenech (desde facebook)... y OTRA MANERA DE DECIR "¡¡PRESENTE!!"

Dani! hubiese querido ir hoy pero no pude, te envío dos poemas escritos desde la distancia y la presencia a la vez. Uno es sobre una mujer que recuerdo quería ponerse bien porque pronto se casaba un hijo y el otro es para vos. Te abrazo!

Dentro de poco se va
expectativa mecha
tener una fiesta hay que pensar
qué vestido ponerte
si combinarán los zapatos
entrarás con un hombre agarrada del brazo 
si se acordarán de vos.
Perlas de un collar se desparraman
en el piso recién lustrado del living 
quedan atoradas la casa la escuela el hospital en los rincones 
muertas de miedo hasta que las encontrás
se produce una alegría desperdigada y pródiga
en tus manos hilo cortado no alcanza para enhebrarte
sería ridículo ver una muñeca asfixiada
te sacás el cordón negro del zapato hasta engarzar la última
cómoda
estás lista para empezar de nuevo.



Hombre equipaje
se sienta y desparrama
una palabra
es un anillo esmeralda en el centro de la mesa
que las participantes pueden probarse
con tiempo
cuántos años lleva de un lado al otro
este maletín con cierre y dos candados
guardan tesoros
charlas despilfarradas
dar clases desde un compañerismo especial
animal militancia
felpa correa
paseo comida
recuerdo derroche
y ganas de escuchar
no hace falta cumplir, estar sano, esperar
el lenguaje es un regalo con millones de incisiones.

Tamara Domenech

Marina Otero desde “Recordar 30 años para vivir 65 minutos” -teatro- FRAGMENTO DEL TEXTO desde la charla con "Luna enlozada" (APOA en radio desde "La Desterrada") del jueves 25-10-2018

Fragmentos de la obra teatral
“Recordar 30 años para vivir 65 minutos”
de Marina Otero


"¿Quién soy? ¿Y si lo que recuerdo lo inventé? ¿Hasta dónde soy capaz de llegar? ¿Cuál es el límite? ¿Cuándo terminará esto? ¿Realmente me quise suicidar? ¿O fue una puesta en escena,un capricho más? ¿Qué es el amor? ¿Esta obra es una excusa? ¿De qué? ¿Cuándo terminarán las preguntas? ¿Qué pasa si no hago ninguna obra? ¿Qué es bailar? Pone música y hacelo".


"Hace 8 años que Andrea me persigue. Ya no sé si es de danza, de teatro, de literatura pedorra, si es mía, de ella, de los Pablos, o de todos ustedes. La obra me persigue para que la termine o para que no la termine nunca. Andrea quiere que trabaje para tener plata y poder producir “la obra. Pero no que trabaje tanto y después no tenga tiempo de ensayar. Entonces doy clases para tener el dinero para pagar el alquiler de Octubre, para asegurarme por treinta días un lugar para dormir, para levantarme, para escribir, para comer, para dar clases, para tomar clases yo, para ir a yoga, para volver a dormir, para volver a levantarme, para dar más clases, para ganar más plata y poder sostener Noviembre y poder dedicarme a “la obra”.


"Empecé a hacer esta obra porque nadie me llamaba para bailar. Quería tener un lugar en el mundo, en el mundo del teatro y quería ser amiga de gente que me interesaba. Quería que me conozcan y que me quieran. Quería llegar a ser una buena bailarina, actriz y hacer una obra donde me luzca y guste, en vez de que sólo me guste a mí. Quería ser en relación a lo que otros esperaban de mí y cuando me rechazaban, me angustiaba y me deprimía. Pensaba que si hacía lo que yo sentía me iba a quedar sola. O iban a pensar que era una egoísta, una loca o peor, una hippie. Pensaba “¿Y si lo que quiero es raro o no está a la moda, es incómodo y no tiene éxito? ¿Y si me quedo sola?”


"Al final hice un solo porque tenía miedo de quedarme sola. Hice lo que hacemos todos, fui corriendo a darme de jeta contra lo que más miedo me daba. No soy bailarina, no soy actriz, no soy coreógrafa, no soy escritora. Soy una caprichosa que hace todo esto para saber para qué vino al mundo. Pareciera que el mundo real es ficción y la ficción una remota posibilidad de encontrarse".

“Recordar 30 años para vivir 65 minutos”
FUNCIONES: jueves, 21.30 hs.

Ficha Técnica
Autoría: Marina Otero
Performers: Marina Otero
Ambientación Visual En Vivo: Gastón Exequiel Sánchez
Diseño de luces: Matías Sendón
Video: Gastón Exequiel Sánchez
Cámara En Vivo: Lucio Bazzalo
Fotografía: Lucio Bazzalo, Andrés Manrique
Diseño gráfico: María Laura Valentini
Colaboración en vestuario: Franco Kuma La Pietra
Asistencia de dirección: Lucrecia Pierpaoli
Producción: Laura Sol Zaslavsky
Colaboración coreográfica: Marina Quesada
Puesta en escena: Juan Pablo Gómez
Dirección: Juan Pablo Gómez, Marina Otero
Dirección general: Marina Otero

Sala México
Este espectáculo se realiza en la Sala México (México 3554).
La boletería se encuentra en México 3554.