Próxima Reunión: miércoles 15 de DICIEMBRE de 2021, 10 hs. (SUJETO A LA PANDEMIA) ¡¡ FELIZ 2021 !!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

08-03-2020 8M "Día Internacional de la Mujer" - el aporte del Taller: ¿Por qué llora esa mujer? / Libro Colectivo y Plataforma Cultural

Una vez más el Taller de Poesía de APOA en el Hospital Braulio Moyano se suma al "Día Internacional de la Mujer".

En esta ocasión lo hace compartiendo un libro. Dice la información:

Hacelo circular. El libro es una radiografía de la sociedad en que vivimos. De los mecanismos de silencio y violencia machista que nos atraviesan y moldean. No da respiro. Las voces están allí, vivas, y su dolor es puro presente.

Fue una producción colectiva, desde una convocatoria que hicimos con Ángela Pradelli hace 3 años atrás. Participó un grupo de escritores y escritoras que tomaron los testimonios de mujeres que atravesaron situaciones de violencia física, económica, obstétrica, familiar. Algunas contaban su historia por primera vez. Rompían el silencio impuesto. Se escuchaban también por primera vez.

Ahora la voz sigue su curso. Está en cada lectorx darle espacio, tiempo, atención.

La memoria social es un río.
Nos moja los pies cada mañana.

Ahora podés leer el libro "on line" o bajar el archivo PDF.

EN PDF. Se puede bajar desde este link:
http://j.mp/PorQuéLlora

"ON LINE". Lo podés leer acá:
https://bit.ly/3aaHCNj





¿Dónde van a parar todas las historias sobre las violencias que tallan la vida de las mujeres a sangre y fuego? Algunas aparecen entre los vestigios del discurso de los medios de comunicación, fragmentadas, tamizadas por la ideología del medio en cuestión, las habladurías y la necesidad momentánea de “llenar un espacio”. Otras se pierden en la voraz maquinaria de los relatos judiciales, los testimonios policiales, los sitios donde la historia queda “registrada” por las instituciones. Y finalmente, todas logran atravesar el cerco de la historia propia, para darse a luz como relato en la charla íntima.

Nuestra propuesta fue crear un espacio que pudiera reunir esas “charlas íntimas” para obtener así un testimonio de primera mano sobre las violencias a las que son sometidas las mujeres cotidianamente. Creamos ese espacio a partir de un grupo en Facebook y un blog que fueron motorizados por una convocatoria a brindar testimonio. Pensamos en una modalidad colectiva, mediada por las redes sociales, para poder generar un intercambio con una gran cantidad de personas en simultáneo. Un libro que abarcara el compromiso de diferentes personas en pos de un objetivo común: contar la violencia.

El resultado es este libro colectivo al que llamamos ¿Por qué llora esa mujer?, tomando aquel poema de la argentina Susana Thenon que se preguntaba ¿Por qué grita esa mujer? En el último verso, el poema escribe que la mujer ya no grita. Entonces, decidimos buscar una alternativa, ubicarnos antes del grito, en el llanto, donde todavía puede ser posible retomar el relato desde una dimensión vital.

Por eso, más allá de que la convocatoria surgió desde un espacio virtual, la propuesta fue un contacto humano directo entre las mujeres que quisieran brindar su testimonio y un escritor que le tomara el relato y luego lo escribiera con la mayor fidelidad posible. Enlazamos historias y escuchas atentas. Algunas mujeres, incluso, quisieron escribir el testimonio ellas mismas, y así lo hicieron. Podían tener seudónimo, nombre real, imaginario. Lo único que les pedimos es que nos autorizaran por escrito a difundir sus historias.

Ahora les invitamos a leer el libro en su edición digital.

¿Por qué llora esa mujer? Libro Colectivo. Testimonios sobre violencia machista.
Coordinación del proyecto: Ángela Pradelli y Alejandra Correa.
Prólogo de María Pía López,
Fotografías: Martina Bertolini y Alejandra Correa.


Ezeiza, Encuentro con Idalina 

Denunciar al padre, por Lorena

Cuando mi padre volvía borracho a la madrugada, nos echaba a mi madre y a mí a la calle y teníamos que refugiarnos en la casa de algún familiar. Lo recuerdo todo como si lo estuviera viviendo hoy: el miedo, nosotras escapando. Siempre era así, hasta que un día él iba a buscarnos, mi madre lo perdonaba y volvíamos los tres a la casa.

Mi padre decía que se había casado con mi madre porque ella había quedado embarazada y se quejaba porque decía que tenía que trabajar para mantenernos a las dos.

Que sin él, nosotras no éramos nada, nos decía, que no valíamos nada. Le decía a mi madre que era gorda, que nadie la iba a querer, que no tenía donde caerse muerta y la dejaba encerrada, mientras él se iba a gastar el sueldo en alcohol y prostitutas. Mi madre tuvo que empezar a limpiar casas para que pudiéramos comer.

Cuando discutían, mi padre siempre estrellaba platos contra las paredes. Yo me iba a mi habitación, me tapaba los oídos y me preguntaba por qué mi mamá no reaccionaba, por qué no nos íbamos y dejábamos de vivir en ese infierno, pero él ya había socavado su confianza y su autoestima.

Cuando por fin se separaron, tuve que quedarme con él porque mi mamá no podía mantenerme. Mi padre prometió pagarme los estudios a cambio de que no la viera más, inventaba fabulas sobre ella y llegó a decirme que ejercía la prostitución y también que yo no era su hija. Cuando sospechó que yo la veía a escondidas, me amenazó con llevarme a un juzgado de menores.

Ya más grande, en cuanto pude, me fui a vivir la capital. Después de dieciocho años regresé y él me ofreció, bajo la excusa de hacer las paces, vivir en la casa que había pertenecido a mis abuelos. Acepté porque era la oportunidad de recuperarla, restaurarla y dejar de pagar un alquiler. Él vive en la casa de adelante.

Al principio se comportaba bien, pero al poco tiempo volvió a maltratarme y a manipularme. Me queda chico este espacio para contar todas las manipulaciones psicológicas que sufrimos, tuve que hacer años de terapia para mirar de frente todo esto sin desmoronarme.

Hace dos días, me animé y por fin pude denunciarlo ante la justicia. No quiero que se nos acerque nunca más ni a mi hija ni a mí.

No es fácil denunciar a tu padre. Tengo mucho miedo de sus reacciones como si él estuviera adentro mío, en mi cabeza.




¿POR QUÉ LLORA ESA MUJER?
Libro Colectivo y Plataforma Cultural
BLOG: http://porquelloraesamujer.blogspot.com/

No hay comentarios: