Próxima Reunión: miércoles 01 de NOVIEMBRE de 2017, 10 hs. ¡¡FELIZ 2017!!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Reunión miércoles 01-09-2010 - La mirada de Ileana - Día 1

La mirada de Ileana


Llego al Hospital Moyano unos minutos antes de la hora pautada. En el parque hay personas que van de un lado al otro y también internas que preguntan la hora o piden cigarrillos. Tengo que preguntar dónde está la capilla, ya que ese era mi punto de referencia. Luego vuelvo a preguntar dónde es el pabellón 1 y dónde está la Terapia a Corto Plazo. Un empleado me acompaña hasta el lugar, porque él tampoco sabe dónde queda.
Terapia a corto plazo está ubicada en el 2º piso, al fondo de un pasillo, al lado del comedor. En este último lugar hay varias mesas y una empleada limpiando el piso. Le pregunto por el lugar donde se desarrolla el taller y me dice que la terapia es al lado. Entro y veo grupos de mujeres charlando, tomando mate y fumando. En el lugar hay carteles escritos en letra manuscrita con normas de convivencia como: “no deambular en ropa interior por los pasillos, asearse diariamente, no gritar”, etc.
Unos minutos después llega al lugar Daniel, el coordinador del taller, con Claudia, una compañera que suele ir a participar de los encuentros.
Cuando se acerca Daniel nos saludamos y él me presenta a las mujeres que están en el lugar, que rápidamente nos saludan. Todas las demás personas que se encontraban en ese espacio se van y quedan sólo las que van a realizar el taller.
Nos sentamos en una mesa grande, el lugar es bastante tranquilo y silencioso. Solo se escucha de fondo, en el comedor, un televisor prendido.
Durante todo el encuentro las chicas fuman, no toman nada, comen unos bizcochitos que Claudia trajo.
Daniel llega con muchas bolsas en la mano, con libros, folletos, etc. Primero repasa los nombres y cuenta las novedades. Como el taller es quincenal, hay varias noticias. A través del blog (en el que hay mucho material, fotos, textos, videos, etc.) participantes de la feria del libro de Frankfurt quieren venir a participar del taller.



Luego entrega a dos mujeres unos diplomas por su participación en las Jornadas Nac. Simultáneas sobre Arte y Salud Mental, en las que ellas leyeron sus propias producciones. En esa oportunidad no sólo se menciona a APOA y el Hosp.. Moyano sino también al ISER. Se advierte una estructura detrás. APOA participa no sólo en el hospital sino también en ciclos de lectura en cafés literarios, también concurren a geriátricos, y a escuelas estatales y privadas donde desarrollan talleres de poesía. En el hospital suelen hacer trabajos en conjunto con la radio (FM Desate).
Las chicas lo escuchan, son tranquilas y ordenadas a la hora de realizar sus intervenciones. A mi lado se encuentra Sandra, que tiene un problema y no puede hablar, pero es muy simpática y se hace entender. Al lado está Marcela, que es muy callada, ella recibe un diploma. Cuando Daniel se lo da se queda mirándolo largo rato. Sandra comienza a hacer señas insistentemente que quiere uno para ella (no pudo participar porque no podía hablar). Daniel le explica lo que pasó. Al lado de Sandra se ubica Claudia (la compañera que, por su interés en la poesía, se ha contactado con el grupo y suele compartir algunos encuentros), luego está Eva (tiene intervenciones muy precisas y también es muy simpática). Del otro lado, enfrente a Eva está Yolanda (lee algunas de sus producciones, pero por momentos se aburre, y hace como que duerme en la mesa. Cuando se comienza a hablar sobre cuestiones organizativas, ella dice “mucho “bla, bla”, porque quiere leer). Las mujeres son de entre 30 y 50 años.
Cuando Daniel comenta acerca de la visita del grupo de la Feria del libro de Frankfurt, Eva propone realizar una publicación para mostrarles. Daniel anota la idea y se dialoga sobre las posibilidades de llevar a cabo este proyecto, ya que se tiene muy poco tiempo (vendrían en 15 días). Luego también se dialoga sobre el proyecto de crear una biblioteca. Daniel dice que lo interesante sería que ellas pudiesen tener la posibilidad de tener siempre acceso a esta, no sólo cuando él está ahí. Eso implica organizarse muy bien. Claudia propone un sistema rotativo en el cual las chicas vayan cuidando el material.
Daniel reparte durante el encuentro un cuadernillo con algunas poesías creadas por las chicas y la revista de poesía “La Guillotina”. Claudia reparte una revista de poesía en la que participa. La idea es que las chicas puedan tener material de lectura y contacto con otro tipo de textos.



Daniel va sacando fotos de todas. Las chicas enseguida nos extienden los cuadernos para mostrar sus producciones: poemas, cuentos y algún dibujo. Se comienza con la lectura del texto, la autora lo lee una vez en voz alta y luego una segunda vez en la que se la graba, al finalizar la lectura se dice a qué actividad pertenece, el nombre de la autora, y de quién es la voz.
Todos los textos son de ellas, sobre disparadores de otras clases y sobre otros temas que les interesan (La madre Teresa de Calcuta, la ciudad, rima erótica, la vida, el amor, etc.)
Una vez que se terminan de leer los textos Daniel le da la palabra a Claudia, quien ha traído una actividad. Coloca sobre la mesa una bolsa con versos de poemas de escritores. La pauta es crear poemas propios a partir de estas frases. Pero luego Daniel agrega otro paso anterior a este. Que cada una de nosotras escribamos versos sueltos, con nuestro nombre debajo, luego cortarlos y ponerlos doblados en la bolsa, junto con los versos de los autores conocidos. Se mezclan todos los papeles. La consigna, dada en forma oral, es armar una poesía, sin agregar nada más. Todas debemos sacar de la bolsa 12 a 15 versos y armar, como un rompecabezas, una nueva poesía. Las chicas comprenden muy rápidamente las consignas y trabajan concentradas.
Cuando cada una termina esta actividad las leemos. Esta vez Daniel junta todas las producciones. Y luego da vuelta las hojas, una de las chicas elige una de ellas y la que se saca es quien debe leer. Cada una va leyendo, las demás escuchan en silencio, cuando se termina la lectura por lo general alguna dice “muy lindo, muy bien”.


Cada actividad no lleva mucho tiempo. Eva debe retirarse un rato antes porque tiene turno con la psicóloga. Marcela no se levanta de su silla en ningún momento y casi no habla. Sus intervenciones se limitan a la lectura de sus textos. Sandra sí, se levanta de a ratos, pero está presente durante todo el encuentro. Yolanda va y viene. Luego hay otra participante que viene pregunta qué hacemos y se queda un rato, luego se va y sobre el final del encuentro vuelve, se sienta y dice que quiere escribir, pero sin consigna, quiere escribir “lo que le salga”. Daniel le da una hoja y ella escribe. A Daniel lo llaman “profesor”. Acerca de mi participación, ninguna pregunta qué voy a hacer, ni se incomodan, sólo aceptan que hoy habrá alguien más. En un momento se acerca una chica china (por lo general quienes se acercan preguntan muy directamente “¿qué hacen?” cuando se les contesta, se van). Daniel le pregunta a esta joven si conoce algún autor de poesía chino, pero ella no entiende la pregunta, Daniel se lo pregunta de muchas maneras diferentes, varias veces, pero ella no logra comprender. Finalmente él le dice, “está bien, no importa” con una sonrisa. Todo el encuentro se da en un clima muy ameno, libre, de respeto y de entusiasmo.
La segunda parte del trabajo es, a partir de la poesía realizada, cambiarla, modificarla, agregando o sacando lo que se considere conveniente para que quede armada en forma completa y coherente.
Cuando estamos por terminar esa actividad, antes de llegar a leer lo que hicimos, nos avisan que ya es la hora de la comida. Las chicas pasan al lado, al comedor. Se despiden con un beso.

No hay comentarios: