Próxima Reunión: miércoles 01 de DICIEMBRE de 2021, 10 hs. (SUJETO A LA PANDEMIA) ¡¡ FELIZ 2021 !!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

"DEDICATORIA", el nuevo libro de Jorge Santiago Perednik - La mirada de la "Revista Beatrizos", de Pourtalé, de Rossi, Drewes, de Marciano, de Zava

Recibimos el libro "DEDICATORIA" (Ediciones del Acompañante, 2011), del escritor Jorge Santiago Perednik: el libro pasa a ser un objeto de arte. Es una verdadera dedicatoria, la mejor que se le puede hacer a un libro. Perednik, esta vez sin escribir ni una "A", expresa. Y el arte en cualquier forma y modo se hace visible, la escritura es simple: no se ve. Y no hay por qué verla. Hay que construirla.

Revista Beatrizos
"Beatrizos historiadora" - N° 25 y 26. Año 15. Marzo de 2010 a junio de 2011



“ .....tanta blancura me asalta con la caricia de un ángel de papel me disgrego en pedacitos lentejuela trepo a tu espacio Jorge que me has hecho con tu suerte de expresión se presienta el tercer ojo de la blancura que ablanda cura blanda de girasol al sol que quiero para todos al unísono pronto pronto
pronto que venga que se aproxime amarillo puro del girasol emblema de castidad tanta blancura se vuelca iridiscente en cada hoja al viento al viento al viento te quiero las quiero para nadie para todos que sepan se obliguen a la pura caricia blanda de esta dedicatoria tan formal tan sin uso tan virgen si se la puede decir con su tan tan, me evado cerca lejos próxima hasta la próxima Perednik, hasta nuevamente hoy, sin más.........”

Michou Pourtalé


Buenos Aires, 14 de junio de 2011.
Jorge Perednik:

"Dedicatoria", como ya te dije, me generó sensaciones encontradas. Mi primera reacción fue de estupor (palabra en desuso, pero es la que me vino a la mente cuando recibí el libro). Imaginate la escena: yo abriendo el ejemplar y encontrándome frente a un conjunto de páginas en blanco. Hasta puse esas páginas al trasluz para ver si no estaban escritas con tinta invisible.
Luego vino la pregunta: ¿por qué Perednik hizo esto? Difícil de entender. Aparté el libro y me puse a leer Entrevistas. Allí encontré, en la página 70, un comentario de Borges referido a Oliverio Girondo: “Oliverio simulaba libros que consistían sobre todo en páginas en blanco, carátulas…”. ¿Será Dedicatoria un homenaje de Perednik a Girondo? —me pregunté sin mucha convicción.
Más adelante en Entrevistas (página 80), Perednik afima: “La belleza sería eso, un sabotaje, una acción cuyo propósito es interrumpir un mecanismo, detener un proceso, impedir que cierta producción continúe. La belleza sería una salida del camino ya trazado, una interrupción del ritmo normal de las cosas, una anomalía”. Si aceptamos que un libro escrito es parte de una “producción” en marcha, un libro con páginas en blanco es una “interrupción del ritmo normal de las cosas”, claramente una “anomalía”. ¿Será que Perednik quiso entregar una demostración de belleza? —me pregunté. Por supuesto, no tuve respuesta.
¿Habrá querido llamar la atención sobre algo? ¿Pasar un mensaje? ¿Mostrar que con la cantidad de libros que se publican, muchos erróneamente llamados de poesía, es preferible encontrarse con las páginas en blanco? Una vez más, silencio.
En varios pasajes encontré que Perednik sostiene que el intercambio se da entre el poema y el lector. ¿Será —volví a preguntarme— que no hay nada escrito, para que yo lo llene con el material que quiera y así se produzca el intercambio? En este caso, el libro tendría una “utilidad”; ya que no hay dos personas iguales, cada lector puede imaginar el contenido que quiere. Así, "Dedicatoria" terminaría siendo el mejor libro de poesía para cada uno. Un libro escrito a medida de cada singularidad. ¿Lo habrá hecho por eso? Confieso que, por momentos, la materialidad le gana a la duda: éste es un libro en blanco, único atributo verificable. Lo demás, corre por mi cuenta.
Llego al fin de estas divagaciones sin haber podido avanzar; sigo detenido en las mismas sensaciones encontradas del principio. Pero algo puedo afirmar, respecto de los dos libros que me diste, Perednik: no me resultaron indiferentes. Seguiré pensando en ellos por un buen rato.
Un abrazo,

Osvaldo Rossi



....”un viento tierno, una manía, un cierto acierto ventisquero entre las hojas del libro blanco un cierto airecito pampeano repito nace acrecienta mi curiosidad muy extremadamente leve algo muy algo aparece despacito hay ojos una trompita pelos... de... laucha? sí sí ahora es una laucha que mira ausculta pide como perdón por estar??? y qué le digo??? si no mirarla a mi vez no es la rata de dany no es una laucha maicera campesina de lafontaine la fábula me conversa ella con picardía glamorosa dice estar enamorada y uyyyyy qué lindo me digo la sorpresa que se esconde en este librito de hojas blancas mientras ella la laucha se esfuma tal como había venido....”

Michou Pourtalé


Frente a “DEDICATORIA”

Busco rescatar mis impresiones frente a esta obra, libro-objeto, que ha pasado varios días y sigue frente a la vista en mi escritorio. Intentando que sean eso, impresiones no filtradas ni por el camino fácil de la estética “deconstruccionista” ni por teorías estéticas al uso.
Son unas 32 páginas que conjugan el vacío y lo blanco, desde la cubierta al interior. Vacío a pesar y a través del espesor de la materia y espacios en blanco sin palabras, excepto un titulo en relieve y la firma del autor. Quizás sugerencia de que todo lo que se puede decir ya ha sido dicho, quizás invitación a un silencio contemplativo en sentido profundo: aquel de la verdadera rebelión ante el mundo y su teatro de sombras que quiso Alejandra, la de mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos.
Libro (¿?), libro-objeto o una variante de práctica Zen, se trata sin duda de un objeto de Belleza que deja caminos abiertos, múltiples preguntas.

Gracias por confiarme este libro,
Mi abrazo
Alejandro Drewes



PARTE 1
Ésta es la primera gota de la lluvia de asociaciones que despertó el libro "Dedicatoria" ni bien me lo diste.
Cito a Anderson Imbert:
"A este cuerpo lo dibujo a dos tintas, una deleble y otra indeleble, para que cuando se borre la materia quede el trazo de la intuición como una sonrisa en el aire. La sonrisa del gato de Cheshire. Lewis Caroll, cuenta que Alicia, en el País de las Maravillas, vio un gato que le sonreía desde la rama de un árbol y luego se esfumaba para mostrarse y disiparse una y otra vez:

-Te agradecería que dejaras de aparecer y desaparecer tan de repente: me mareas.
-Muy bien -dijo el gato de Cheshire. Y esta vez se desvaneció lentamente, comenzando desde la punta de la cola hasta llegar a la sonrisa. La sonrisa, cuando ya todo el resto se había hecho invisible, permaneció por algún tiempo en el aire.
-¡Bueno! Muchas veces he visto un gato sin sonrisa -pensó Alicia- ¡pero una sonrisa sin gato!

He aquí mis sonrisas sin gato.


PARTE 2
“¿Qué importan las palabras? Lo que interesa es el contenido. El alma triste de las palabras, eso es lo que interesa, reos.”

Día Viernes, Ergueta en Temperley. Los Lanzallamas.


PARTE 3
Pienso en Borges cuando habla de la insuficiencia del lenguaje como herramienta para representar una realidad que no es verbal.
Y dice: Los sustantivos se los inventamos a la realidad. Palpamos un redondel, vemos un montoncito de luz color de madrugada, un cosquilleo nos alegra la boca, y mentimos que esas tres cosas son una sola y que se llama “naranja”.


PARTE 4
Dice la teoría que el hecho estético se produce en el comercio entre el escritor y el lector. También, que el texto es suceptible de tantas interpretaciones como lectores haya. Y dice la teoría, pero el autor de "Dedicatoria" nos soltó la mano, nos dejó solos en un mar de tinieblas (y ojalá Conrad); solos en el llano (y ojalá Rulfo), solos con nuestros infiernos (y sin Dante), solos a puerta cerrada. Y sin Sartre.
¿Gracias?

María Marciano.


Hace unos días, bastantes ya, Daniel Grad puso en mis manos un libro muy extraño. Su único comentario fue: "Lo bueno es que no tiene erratas"... y agregó: "Es de un gran amigo mío, me gustaría tu comentario".

Sorprendida tomé dicho libro. Tapas blancas, hojas blancas. ¿Qué hacer, qué decir?
Al pasar mi mano sobre la tapa, mis dedos palparon algo, un título: "Dedicatoria". Inquieta y sorprendida permití que estos, mis dedos, siguieran investigando y es entonces cuando ellos descubrieron algo más. En caracteres sobresalientes y siempre blanco sobre blanco decía: "Ediciones del Acompañante" Perpleja repetí este mecanismo muchas veces. Así es como palpé el nombre de su autor: Jorge Santiago Perednik.

Finalmente tanto blanco y silencio se comunicaron conmigo. Pienso que el autor de dicho libro nos comunica en silencio y con un grito desgarrador todo su dolor, angustia y necesidad de diálogo. Cuenta su querer abrirse al otro, decir su sentir y al mismo tiempo brindar su hombro para esa charla franca con un otro, su amigo. Asevera que todo está bien y que este hoy tempestuoso, compuesto de un profundo mar y arena blanca, lo harán llegar a la otra orilla, superando todo dolor y o enfermedad. Y es entonces cuando abrirá sus brazos repletos de nuevas alegrías.

Queridísimo Daniel:
Perdón por lo "tarde" de este comentario, pero confieso no fue nada fácil. Era mucho lo que Jorge Santiago Perednik y sus hojas blancas me decían. Espero haber cumplido tu deseo.
Un enorme abrazo y gracias por confiar en mí.

Irene Zava



HACER VISIBLE EL COMENTARIO:

BEATRIZOS revista dijo...
Bien. Decididamente, inspira màs la hoja en blanco que aquella hoja pesada llena de palabras.
Se puede decir: "es lógico".
Tambièn se pude decir que no cualquier hoja en blanco inspira. Creo que pasa por la trayectoria de aquel que un día, entre tantos juegos, un día jugó a..., y dijo:


-----------------------


Saludos.

r.
22 de julio de 2011 07:02


BEATRIZOS revista dijo...
Gente, el viernes se nos fue el amigo (un jugador de Palabras).

No salen làgrimas ni palabras,
sòlo esto: "El ruiseñor de Onitsuna ... hace caca en vez de cantar"

"cae el poema de Otnisura...".

r.
26 de diciembre de 2011 20:43


HT dijo...
No hay poesía

un hombre lleva su casa sobre su cabeza
una mujer lleva su casa sobre el corazón
una niña lleva su casa cuando va de caza
un anciano lleva su casa como que que cesa
yo no llevo nada, el acaso no me acosa
tropiezo
hay un poema que no puedo escribir

(...)

si nada es yo nada es tú nada es poesía
cualquier cosa puede serlo;
en el lugar del tropiezo
hay una efímera eternidad
donde el poema quiere ser escrito

J.S.Perednik
(El gran derrapador)

ps. se lo extraña.
5 de mayo de 2013 19:49

12 comentarios:

revista Beatrìzos ® dijo...

Bien. Decididamente, inspira màs la hoja en blanco que aquella hoja pesada llena de palabras.
Se puede decir: "es lógico".
Tambièn se pude decir que no cualquier hoja en blanco inspira. Creo que pasa por la trayectoria de aquel que un día, entre tantos juegos, un día jugó a..., y dijo:


-----------------------




Saludos.

r.

Poetas de APOA dijo...

Una vez más, ¡¡GRACIAS BEATRIZOS, GRACIAS RATÓN!! Una vez más (y como siempre) ¡¡GRACIAS POR EL COMPROMISO CON LA PALABRA!! (y con el silencio que es más que muchas palabras).

revista Beatrìzos ® dijo...

Gente, el viernes se nos fue el amigo (un jugador de Palabras).

No salen làgrimas ni palabras,
sòlo esto: "El ruiseñor de Onitsuna ... hace caca en vez de cantar"

"cae el poema de Otnisura...".

r.

Poetas de APOA dijo...

Ratón: NO SE FUE... está con nosotros (en nosotros)... claro, lo decías: no salen palabras... estamos "un poco" tristes... pero con Jorge Santiago Perednik (con su poesía, con su charla, con su amistad) NACEN LAS PALABRAS... Y SIGUEN SU JUEGO!! Gracias Ratón por tu comentatio... y HASTA SIEMPRE JORGE!!

H.T. y colaboradores. dijo...

No hay poesía

un hombre lleva su casa sobre su cabeza
una mujer lleva su casa sobre el corazón
una niña lleva su casa cuando va de caza
un anciano lleva su casa como que que cesa
yo no llevo nada, el acaso no me acosa
tropiezo
hay un poema que no puedo escribir

(...)

si nada es yo nada es tú nada es poesía
cualquier cosa puede serlo;
en el lugar del tropiezo
hay una efímera eternidad
donde el poema quiere ser escrito

J.S.Perednik
(El gran derrapador)


ps. se lo extraña.

Poetas de APOA dijo...

Ratón: Nuevamente GRACIAS!!... una vez más, por hacerlo presente a Perednik!!

H.T. y colaboradores. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
revista Beatrìzos ® dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
revista Beatrìzos ® dijo...

"Es una picardía escribir esta Dedicatoria. Para el pastor con el cariño de...."
J.S.P.

(esto me fue dedicado a mí)

En cada Beatrizos, lo recuerdo... a él que jugaba conmigo, y a otros con quienes reíamos e imaginábamos juntos... (hoy la tribuna es otra. Se extraña...)

Poetas de APOA dijo...

Beatrizos: ¡¡GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE CERCA!! + Saludos.

revista Beatrìzos ® dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=E8T7DMwo8OM&list=RD1a1VwGIBNCc&index=4

Poetas de APOA dijo...

Gracias por la música "Beatrizos"!! Sea desde el kilómetro que sea...