Próxima Reunión: miércoles 01 de NOVIEMBRE de 2017, 10 hs. ¡¡FELIZ 2017!!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

María Gabriela Azaña desde "Por quienes lloran los pinares serranos", Cecilia Romana desde "Poemas concretos" y Daniel Del Percio desde "Apuntes sobre el milagro" y "Archipiélago": ¿¿Por qué quiero que mi libro esté en la Biblioteca "María Meleck Vivanco"??

Con el deseo de que disfruten la lectura de "Por quienes lloran los pinares serranos", mis más sinceros saludos. No olvidemos nuestras raíces.



Año 1920. Burgos. Canicosa de la Sierra, Quintanar de la Sierra,
Regumiel de la Sierra, Palacios de la Sierra, Vilviestre del Pinar, Neila.

Cuando el amor nace, no obedece objeciones.
Cuando la amistad crece, se fortalece en la desdicha.
Cuando el hambre y la pobreza merodean, ponen a prueba el instinto de supervivencia.
Cuando el presente se vuelve incomprensible, encierra una respuesta en el pasado.
Cuando un secreto se mantuvo oculto durante años, reclama salir a la luz.
Cuando la furia y la venganza despiertan, nublan la razón.
Cuando la inestabilidad política se gesta, alimenta el miedo y la emigración.
Cuando la valentía es genuina, deja huellas imborrables.
Cuando los pinares serranos lloran, lloran… por alguien.

Lic. María Gabriela Azaña




0 0 0 0 0

Soy Cecilia Romana y quiero que mi libro "Poemas concretos" se lea en el Taller del Moyano porque es un libro de poemas de amor, más allá de cualquier referencia histórica, y me gustaría que todas las chicas leyendo estos poemas se sintieran -si no identificadas-, por lo menos tocadas en alguna fibra de sus sentimientos.



Para Millán

que no lo pidió



Lloro porque no puedo
y cuando no puedas, dijo Millán, dejándote estar
se irá cumpliendo
el destino
escrito en el cielo
como sobre tu clavícula
el interminable camino
de los besos que no te di

que nunca
voy a darte.

Cecilia Romana
Inédito de "Callao 1824"




Correa Morales
a Yrurtia
(Zona Norte)
Al buen Aquiles Biro, muerto después de Caseros


Alineo dos pinos con la mirada: uno está
mucho más lejos que el otro. El tren corre a 70 km. por hora
en el trayecto sin estaciones
hasta L. de la Torre.
Claudel decía que la rama de la vista enhebraba
y enviaba, quién sabe a qué tela y qué fondo,
los árboles que en la existencia concreta,
sin embargo, estaban muy distantes
entre sí. Los dejo atrás, imbuida
en una ráfaga dulce a coco
mezclado con sudor (son las seis de la tarde. Todos quieren
volver a casa). Dos pinos: él y yo. Uno mucho más lejos
que el otro y el ojo de alguien que los alinea
en el tiempo. Instancias del mismo
viaje, cada día, de pie
entre decenas de extraños. Él, cansado de hacer siempre
lo mismo, con fiebre, muchas veces,
elige estar solo; luego, cierra la puerta. Yo,
insistente sin remedio, golpeo,
golpeo, y me salgo con la mía.
En la estación terminal ya no pican los boletos.
Alguien, en otro mundo, nos ve juntos, y sonríe.

Cecilia Romana
del libro "Poemas concretos"


En la foto (de izquierda a derecha):
Romana y Romanita 

0 0 0 0 0

Los libros tienen vida propia, crecen y maduran con nosotros, y a veces también envejecen para renacer.


Compartirlos es darles a otros estas vidas múltiples que yo he vivido, y que otros habían compartido conmigo.


Así estaremos juntos muchos desconocidos que, sin embargo, nos haremos amigos en la lectura.


Daniel Del Percio


- de "Apuntes sobre el milagro" –


-a-
mi dolor,
una semilla siempre fértil

tu lágrima,
la dichosa sequía
esperada


-b-
danza en la ceniza

cubrirse con el desierto
que fue bosque y barro

ser hombre
para llevar en nuestra piel de hijo
madre y mujer
infinitas


-c-
ayer
(un lago amarillo
bajo tu sombra)

mi tierra prometida


-d-
en el cántaro roto del instante
la luz vierte la voz de tu memoria
hasta saciarte


-e-
siempre el río
allí

cuna de nadie
barro de cunas
meciendo a quien te trajo
a la vida


Daniel Del Percio


- de "Archipiélago" –


-a-
hay un dolor que no leva anclas
y que sabe cuando visitarte

está la mujer que desata su atadito de ropa
están los pájaros que se atan a los árboles con las cintas de luto de sus alas
y están las manos prestadas que buscan un jarrito para la sed

y esto lo ves desde tu mesa
la que está afuera del mundo, como todas las mesas bien servidas
y piensas acaso si cada sorbo de agua que bebe con la exacta lentitud del beduino
no la hará crecer en ti hasta darte otra sed que nunca deseaste
hasta prestarte sus manos y su atadito de ropa
hasta regalarte una plaza con árboles que duermen envueltos en pájaros
y unos ojos blancos que miran las puertas y las ventanas
sin preguntarse en dónde queda la orilla del mundo


-b-
No le creas al viento

La hoja cae del árbol
sólo para seguirte


-c-
El hombre es un desierto que se llenó con los escombros de los otros

Es poeta quien levanta su casa con semejantes piedras


Daniel Del Percio

0 0 0 0 0


HACER VISIBLE EL COMENTARIO:

sigamos enamoradas dijo...
¡Gracias!
Allá nos veremos. Para enamorarnos.
9 de septiembre de 2015, 9:34

2 comentarios:

sigamos enamoradas dijo...

¡Gracias!
Allá nos veremos. Para enamorarnos.

Poetas de APOA dijo...

"Sigamos enamoradas": ¡¡GRACIAS POR EL COMENTARIO!! ¡¡LAS ESPERAMOS!! (¡¡para enamorarnos!!)