Próxima Reunión: miércoles 24 de AGOSTO de 2022, 10 hs. (SUJETO A LA PANDEMIA) ¡¡ FELIZ 2022 !!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Reunión ESPECIAL en el Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia - miércoles 24-03-2010 - La mirada de Julieta Graziani

Hola Daniel, esto lo escribí ni bien llegué del Hospital, como verás está un poco desordenado e incompleto , pero no quisiera corregirlo ahora, para no perder lo que se pueda leer de lo que fue ese momento.
Gracias por acercarte a nosotros e invitarnos a compartir este encuentro, que en mí ya ocupa un lugar, y seguramente siempre lo voy a bien recordar.
Un gran abrazo.

Julieta


El riesgo a nombrar una experiencia como la que vivimos hoy, hace un rato, en el Hospital Moyano, es matarla. Cuando tenemos en el cuerpo esa especie de bola expansiva de amor, inmensidad, luz, o como mierda se llame, llenando el vacío de siempre, no queremos hacer ruido para no despertarla. Y la palabra en estos casos suele romper el hechizo, o al menos así funciona en mí.
Eso pienso, pero como soy buena alumna y suelo hacer la tarea, y porque tengo la necesidad de devolver algo de todo lo que este encuentro me dejó, dando vueltas por adentro, y porque no le quiero dar tiempo a mi cabeza para elucubrar las trampas y ponerle filtro a todo, es que me pongo a escribir, Ahora.
Entro al Hospital y ahora soy yo la visita, la señalada, la que está del otro lado. Esto hace que mi atención cambie, pero también, curiosamente, extrañamente, me alivia. No sé por qué, Quizás porque me gusta mezclarme, y creo en la mezcla para ver diferente; quizás porque me alivia el hecho de saber que no soy una sola cosa, aunque solo sea, esto que soy; quizás porque el cambiarme de lado me sigue revelando tantas otras verdades que también soy.
En la escalera y en los pasillos me cruzo con miradas tan abiertas que invitan y con otras que todas las preguntas les caben en un gesto. Agradezco tanta verdad, todo está pasando ahí.
Llegamos a una mesa por demás generosa, donde siempre cabía una más, con el único objetivo de compartir un encuentro que tenga que ver, en principio, con la poesía. No sé cuál fue el momento donde yo me empecé a sentir con ellas. Quizás fue cuando Mariana dijo que ella no estaba ahí por locura sino por un desborde emocional, que su soledad no era literal sino, interpreto yo, una senasación que se instala y te acompaña, una piedra fría en la boca del estomago que te vacía, la desolación que provoca el no saber dónde volver. Creo que ésta fue la primera puerta que me acercó a lo que después fue un lugar del cual no me quería ir.
Sigo otro día porque ahora me voy a la marcha, pero me quedan resonando palabras, frases o pequeños diálogos de este encuentro que no quisera escribir cuando ya se me pongan viejos adentro, así que salen así, y luego, quizás, quién sabe profundizaré:
- Qué miedo, dijiste? -No, dije que lindo.
- Yo quiero que alguna haga de mí.
- Lo normal es ponerse el cinturón de seguridad.
- En la caja puede haber una cortina rota o deseos.
- Es triste ver un pájaro enjaulado cuando su naturaleza es volar.
- Los entes son objetos.
- Les gustó? Dale, sean críticos!
- Pena.
- Esto me lo autoescribí.
- Una lágrima sin ojo.
- Yo me interné sola. –Vos estás loca.
- El pasado, no. De acá en adelante.

Julieta Graziani

No hay comentarios: