Próxima Reunión: miércoles 01 de NOVIEMBRE de 2017, 10 hs. ¡¡FELIZ 2017!!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Gracias Santiago Espel !!... por tu saludo, la charla y los poemas



Video © Copyright APOA
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
En caso de reproducción, indicar la fuente.



Ya no pasa
la siringa del afilador
la campanilla
del heladero
el órgano
y el loro del amor
la procesión
de la virgen
el hombre
de la bolsa
la niña bonita.

Se ha quedado
vacío el barrio.
Sin su zonzo.
Todo sirenas
puras bocinas
mirillas
rejas
persianas
y puertas cerradas.

(a Buby Kofman)



Hay muchos poemas con animales
que hablan del hombre.
Muchos hombres hablan como animales.
Muchos animales imitan a los hombres.
Dicen que el hombre desciende de un animal.
Hay unos pocos poemas sin animales
que hablan del hombre.
Hay equivalencias de aspecto y conducta
entre hombres y animales.
¿Qué prueba todo esto?
Que el hombre necesita de los animales
para hablar de los hombres,
y que en algunos casos los animales son
realmente afortunados porque no saben leer.

(a Juan Carlos Moisés)



(El verdín)

I

No escribir algo definitivo
porque además de imposible,
lograrlo es rozar la muerte.

Por eso es perentoria la tachadura
a tiempo, la uña sobre el renglón,
el vía crucis diario de ensayo y error.

II

Retro entonces al caballo regalado:
lograrlo es rozar la muerte

o lograrlo es rozar casi la muerte.

Retro entonces sin conmiseración
al adicto que supura vanidad.

Porque le faltó cinco para el peso.
Porque no será nunca el elegido.

III

Porque no ha sido
porque no será nunca el elegido

hace desde siempre miserables tratos
con sus amantes
a quienes destina epigramas
de imponderable ingenio.

Nada de pleitos con el éxito.
Nada, ningún compromiso con el azar.

Escribir la flor entonces para destruirla.
Animarse, matarla ahí,
en su borde menos diestro de belleza.

(inédito 2006, a Marcos Silber, Eugenio Mandrini
y Carlos Carbone, poetas vivos).



Sacó la sirena del mar
y pensando en la sorpresa recíproca
de los mundos y de los seres sobrenaturales
le puso su sombrero de pescador
le entregó el mediomundo
con el que la había atrapado
se desnudó y se metió en las aguas profundas.

(a Andy Bohoslavsky)



El samurai escucha atentamente.
Fuma y revuelve el café. Abre los ojos.
Fuma y revuelve los ojos. Escucha.
Ahora, sonríe. El humo le anda cano
en el pelo; disperso, percusivo, lírico.
Le anda la savia subiendo ahora. Fuma.
Pronto cantará el sapukai, dirá la risa.
Se irá con su piloto amarillo de pescador,
contando sonetos, cantando sonatas.
Pero ahora vuelve a fumar, a revolver.
En la esquina, se da vuelta, mira, sonríe, y
aplaude con una mano, el próximo sapukai.

(a Javier Adúriz, 1948-2011)



704/

Vamos, Javier, a la ochava,
a tomar un mariposa.
Entre broma y broma,
a sacar los caranchos
de la mesa, la rabia.
Mozo, otro mariposa:
que se escuche el aleteo
del otro lado del mundo.

(a J.A. 1948-2011)


La piedra basal

Esto que parece una piedra
es una piedra.
Sobre la piedra aparecen dibujos
que parecen letras
y que son letras.
Como estoy alejado de la piedra
y soy miope
necesitaría un zoom o una lupa
para poder ver las letras.
Además, necesitaría conocer
el idioma en el que está
escrito el mensaje.
Con más maña que esfuerzo
me las arreglo para ver las letras.
El mensaje posee
un código mágico
que permite ser leído
en la lengua del lector de turno.
Comprendo rápidamente
las bondades del código.
A punto de descifrar el mensaje
descubro el engaño:
esto que en principio
parecía una piedra
no era una piedra.

(a Jorge Santiago Perednik)


Hay criminales que se dedicaron a la poesía.
Hay poetas que se dedicaron al crimen.
Los primeros fracasaron como poetas.
Los segundos fracasaron como criminales.
Esto habla a las claras de una
incompatibilidad de géneros.
O de una inmadurez rotunda de la especie.

(a Jorge Rivelli)


También nosotros hacemos
esfuerzos desmedidos, y, agotados,
damos el salto del salmón,
sin saber que del otro lado
nos espera abierta y cómoda
la boca hambrienta del oso.

(a Sergio Rigazio)



De los cubiertos, el cuchillo
es el único que ha sido domesticado.
Su hábitat natural no es la mesa
sino el matadero, la selva,
o el combate cuerpo a cuerpo.
Ojo entonces cuando lo dirigimos
al churrasco, o lo blandimos de canto
displicentemente durante una discusión,
no sea cosa que recupere la memoria
y cause algún desastre en plena cena de gala.

(a Eduardo Dalter)


La tonelada de soja cotizó un 20%
por encima de su valor en dólares;
por el conflicto en Gaza se disparó
el precio de petróleo crudo;
a la nochecita voy al almacén
y me dice José que los 100 grs.
de mortadela se fueron de $2 a $2.70.
Me hace el paquete, pago y me voy.
¿Y yo que carajo tengo que ver?

(a David Birenbaum)

2 comentarios:

María Alejandra dijo...

Muy bueno el reportaje y los contenidos...adelante!!!...un abrazo!

Poetas de APOA dijo...

María Alejandra: ¡¡Gracias por tu comentario!! Santiago es un excelente poeta... y una persona más que interesante para la charla... por eso el resultado fue más que satisfactorio!! Hasta pronto!!