Próxima Reunión: miércoles 30 de AGOSTO de 2017, 10 hs. ¡¡FELIZ 2017!!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Gracias Mario Trejo !! (donde quiera que estés) - otro saludo


Adiós al campeón de la noche por Reynaldo Sietecase
Publicado por Rey el Domingo 13 de mayo del 2012 a las 22:20

Murió Mario Trejo. Maestro y amigo. Enorme escritor y brillante intelectual. Una especie de Muhamad Alí de la literatura, como lo definió un periodista. Sentiremos la falta de su palabra luminosa y su pensamiento crítico todos sus queridos y todos sus lectores. Alguna vez me pregunté "¿Por qué uno de los mejores poetas argentinos era casi invisible para los medios de comunicación? ¿Por qué una obra poética que por calidad, profundidad y compromiso, sólo era comparable con la de Juan Gelman, no logra la atención de las grandes editoriales? ¿Por qué los suplementos literarios, ocupados en los libritos de los amigos, no desplegaban los poemas de Trejo?" Es posible que ahora lo hagan. Esto está entre las grandes paradojas de la Argentina más ingrata.
El hombre que filmó con Bernardo Bertolucci (fue convocado por el director italiano hace un par de años para participar en el homenaje que le hicieron en el Festival de Venecia), que compuso tangos memorables con Piazzolla ("Los pájaros perdidos" tiene una veintena de versiones), se apagó esta noche, pero como las estrellas la luz de su poesía seguirá brillando. “Me doy por vencido./ La religión la mafia/ la política y el fútbol/ el ejército y la moda/ mueven más gente que yo./ Son millones o pocos/ pero totalmente decididos/ al todo por el todo./ Yo sólo tengo que ver/ con las pequeñas multitudes/ de un cine de trasnoche/ con la soledad de los jugadores/ que ofician una partida de ajedrez/ con la tibieza de algunas mujeres…” (“De puño y letra”). Alguna vez nos enseñó que “la palabra es un bisturí en el cuerpo amado” y que ser escritor de verdad suele implicar un proceso doloroso. Versos suyos se citan de memoria sin saber de su autor: “De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo/ de la derecha cuando es diestra/ de la izquierda cuando es siniestra” o “La mejor manera de esperar es ir al encuentro” o “El coño es una herida absurda” o “La vida es un pasaje de ida solamente/ sálvese quien quiera”. Deja un libro imprescindible: "El uso de la palabra", y un inédito deslumbrante: "Ley debida" y deja su voz resonando en nuestras cabezas y corazones. Isidoro Blaistein se preguntó en una de sus anticonferencias: “¿Por qué los poetas son los espías de Dios y no el poeta es el espía de Dios? Simplemente porque Dios es el más grande de los poetas”. Si es así, estará discutiendo ahora mismo con Mario Trejo sobre poesía. Tendrá que acostumbrarse, Mario no pierde fácilmente una discusión.

Nota: En nombre de Fernanda, la mujer de Mario, y de sus amigos. Gracias a los médicos y enfermeros del Güemes. Gracias a Diego Rodríguez de Bienestar en Casa y, en especial, a Carlos Belastegui y a Yeni, a Sujei. Al doctor Rojo del PAMI.

Ultimátum a un joven poeta

Que el pan sea pan y mar el mar
Basta de conjeturas
Murciélagos lunares o roedores de orquídeas
Toda palabra tiene precio
Las palabras que atacan como rayos o víboras
Y también madre
Amigo
Y alcohol y cama y mesa
Y el hijo concebido a dulces empujones
Y los hongos que provocan destellos de amor
O resplandores de muerte
Y el poeta que cae bajo las balas
Como un sol que la noche acribilla

Que el pan sea pan y mar el mar
Y el agua eterna
Pero la sed eterna
Para poder decir al fin:
He hallado un pan junto al mar
Los buitres sobrevolaban mi amor
He mordido una orquídea

Los buitres disputaban un cuerpo querido
He guiado camiones y dormido en aserraderos
Los buitres devoraban a mi amada
Viajé de noche sobre la arena caliente
Invoqué los nombres secretos
Conjuré un maleficio
Contuve una catástrofe
Conduje a un águila a su nido
He muerto con mis muertos y estoy vivo

Cuando llegué a la ciudad
Un loco vagaba por las calles
En su mirada había un cuchillo
Le di mi mano
Lo miré
Le hablé y mi voz duró entre los astros
Éramos sólo dos sobre la tierra
Pero éramos dos sobre la tierra

La soledad se hizo añicos
La poesía palabras

No hay comentarios: