Próxima Reunión: miércoles 01 de NOVIEMBRE de 2017, 10 hs. ¡¡FELIZ 2017!!

http://www.apoaenelmoyano.blogspot.com/ ES EL BLOG DEL TALLER DE POESÍA DE APOA EN EL HOSPITAL MOYANO - Correo electrónico: poetasdelmoyano@gmail.com - Hospital Dr. Braulio Moyano: Brandsen 2570, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

IMPORTANTE: VER AL PIÉ DE ESTA PÁGINA EL "ORGANIZADOR / ÍNDICE" (desde donde se puede llegar directamente a todas las entradas del blog).

Murió Perednik - el saludo de: SEA, la Lic. Olivetto, Carolina Rodríguez, Devescovi, Pourtalé, Maldonado, Rossi, Glorioso, Collins, Sánchez Zinny


Adiós al poeta Jorge Perednik

Lamentamos profundamente la muerte del poeta, Jorge Santiago Perednik, sucedida ayer 23 de diciembre.
Nacido en Buenos Aires en 1952, publicó “Los mil micos” (1979), “El cuerpo del horror” (1981), “El shock de los lender” (1985), “Un pedazo del año” (1986), “El fin del no” (1991) “Variaciones pad- in” (1996), “La desconocida-Circo macedonista sobre "Adriana Buenos Aires" (1998), “El gran derrapador” (2002), “El todo, la parte” (México, 2005) y “La querella de los gustos” (2006) .
Fue autor de diversos libros de ensayos y traducciones de escritores de lengua inglesa.
En 1980 fundó la revista Xul. Signo viejo y nuevo y desde 1995 co-dirigía la revista DERIVA de la literatura.
Desde 1991 era Director del Programa de Altos Estudios en Poesía de la Universidad de Buenos Aires.

Los hombres se van y nos quedan de ellos la palabra, los poemas. Todo aquello que se construyó no se muere.

Comisión Directiva
Buenos Aires, 24 de diciembre de 2011.


0 0 0 0 0 0 0

Pensemos que seguramente está en un lugar mejor, donde escribirá su eterno poema.
Mando un abrazo a amigos y familiares y toda la serenidad para que puedan despedirlo, sabiendo que se queda en cada corazón.

Lic. Adriana Olivetto


0 0 0 0 0 0 0

Tristeza y desconcierto a pesar de lo previsible.
Un abrazo con toda mi alma a amigos y familiares y poetas.

Carolina Rodríguez.
APOA.

0 0 0 0 0 0 0

Lamento la mala noticia que recibí, pero agradezco que me la hicieron saber para acompañar, con mis oraciones, el querido recuerdo de Santiago.
Fraternalmente.

Alejandrina Devescovi
BOTELLA AL MAR

0 0 0 0 0 0 0

Sepamos que Jorge vive su plenitud de poeta, su ser tan especial respira, late su corazón henchido de palabras y repito late en otra frecuencia, con distinto ritmo. Si lo tuviéramos a la vista lo veríamos transfigurado en una paz que sólo él la merece y es la que hoy tiene y digo hoy en referencia a nuestro tiempo tan limitado y precario.
Queridos Amigos: con un fuerte abrazo va solícita una palabra de cariño que nos sostenga en este momento de intenso dolor y digo en esta Nochebuena recibamos el necesario bálsamo para repuntar en poesía esta brecha de ausencia.

Michou Pourtalé.

0 0 0 0 0 0 0

Un gran abrazo al amigo que parte en el día de los nacimientos... Le debo mucho. Y me queda mucho de él.

Wenceslao Maldonado.

0 0 0 0 0 0 0

No estoy en Buenos Aires, pero lamento su partida como si lo hubiera conocido personalmente. Los libros de él me acercaron a una persona que intuí muy valiosa.

Me sumo a la tristeza por su partida.

Osvaldo Rossi

0 0 0 0 0 0 0

Inmensa tristeza. Un alto poeta ha emprendido el vuelo.
Gran abrazo.

Roberto Glorioso

0 0 0 0 0 0 0

Ay, qué tristeza profunda. No lo puedo creer! Como no podré estar sí estaré con el corazón.
Tan grande será su ausencia como fue su presencia... que descanse en paz.

Marcela Collins

0 0 0 0 0 0 0

¡Claro que sí! Nuestro Hermano El Oso ha iniciado su Tránsito dejando el cuerpo físico y abriendo las alas del Alma Eterna que continúa su viaje liberada de las limitaciones físicas de la materia. Compartimos sus enseñanzas y sus risas y sus ganas de crear mundos alternativos a través de sus escritos que tanto nos ayudaran en los momentos de búsquedas en este país de multiplicidad de crisis continuadas y servidas en todas las cocciones posibles. Fuimos compañeros de camino y nos saludamos con el abrazo del alma y un ¡hasta pronto hermano! que vendrá el día menos imaginado.

Jorge Lépore.

0 0 0 0 0 0 0

Por vía de Alejandro Drewes me he enterado del mensaje dando cuenta del fallecimiento de Perednik. Lo siento mucho y su desaparición me convierte en culpable por desidia y por falta de humanidad. Yo sabía que estaba enfermo y sé que lo hubiera confortado una palabra de interés o complicidad que no le llevé.

No podría explicar bien por qué no lo hice, tanto más habiendo tenido durante largo tiempo ese cometido en mente.
Es verdad: llegué a preparar conversaciones de circunstancias para encararlo o para comunicarme por medio de un correo electrónico, pero siempre me detuvo el temor -pese al cuidado- de entristecerlo o molestarlo con el repaso de cosas que se desearon y no se obtuvieron, sin que mediara siquiera el sudor de la derrota.

Lo conocí hace taitantos años y le tenía verdadera estima intelectual. Después pasó el tiempo, cada vez más blanco y diluido. Su destino ha sido el de tantos y ése es, también, una contrariedad agregada, pues a cada paso uno imagina, con desazón creciente, hallar espejos, verse uno reflejado en el lago inmóvil de las pequeñas ingeniosidades.

Debí haber hablado con él, pero no lo hice. En fin, la vida sigue y hasta acaso un día nos atrevamos a hablar. ¿Quién sabe?

Fernando Sánchez Zinny

No hay comentarios: